Omitir e ir al contenido

Más allá de los límites electrónica náutica

 

¿Qué se mueve a 50 nudos, prefiere atravesar las olas en lugar de saltar sobre ellas y supone una plataforma dinámica en la comprobación de equipos electrónicos para aplicaciones tanto militares como comerciales? Respuesta: Un interceptor de carbono, anteriormente militar, de 16 m que se encuentra actualmente en las etapas finales de adaptación por parte del reputado integrador de Simrad, Ambex Ltd.

Las VSV (embarcaciones de perfil bajo) surgieron a principios de la década del 2000. El diseño se convirtió en una respuesta para reducir los impactos de más de 20 g que sufría la tripulación de patrulleras e interceptoras a máxima velocidad y bajo condiciones climatológicas adversas.

 

El concepto de las VSV es sencillo: en lugar de golpear la cresta de las olas, su diseño permite atravesarlas. Esta forma de perforación de olas con su perfil acabado en flecha fue adoptado por diferentes cuerpos militares y policiales de todo el mundo. El casco tenía también un perfil muy bajo que se introducía en el agua y dificultaba su detección con radar. ¡Además era un diseño muy rápido! Halmatic construyó un modelo de 16 metros con una manga de algo más de 3, junto con una versión de 22 metros que se fabricó con otro constructor.

Conoce Ambex

 

Ambex lleva trabajando desde 1980 en tareas de diseño, suministro, integración, formación, prueba y soporte de sistemas electrónicos náuticos de navegación, comunicaciones y vigilancia. Están especializados en aplicaciones para fuerzas de seguridad y ejércitos.

 

Su primer contacto con las VSV fue cuando se fabricaban para diferentes fuerzas armadas y organizaciones paramilitares de todas partes del mundo. El copropietario y director de Ambex, Will Smith, explica: "Estuvimos involucrados originalmente en la instalación del sistema electrónico y de comunicaciones y vigilancia de varias de estas VSV. Las manteníamos y les fuimos haciendo diferentes modificaciones para mejorar su capacidad durante su vida útil. Yo sabía que si alguna vez le podíamos echar el guante a una, sería una plataforma genial para las pruebas de equipos e integraciones". 

 

"En Ambex no funcionamos desde una sala de exposición, sino que preferimos probar, demostrar, verificar y experimentar con diferentes sistemas electrónicos a bordo. Gran parte de nuestro trabajo consiste en encontrar soluciones que cumplan con especificaciones militares o policiales. Nuestras recomendaciones se deben probar en el mar, en un entorno lo más similar posible al que será el real".

Un nuevo nivel de comprobación

 

Ambex lleva tiempo usando un monocasco de 17 metros capaz de alcanzar 20 nudos de velocidad y de diseño tradicional llamado Inquisitor. Después de buscar pacientemente la oportunidad de comprar un VSV, finalmente en 2019 adquirió una versión de 16 metros con 15 años de antigüedad que va a rendir el doble de velocidad.

 

Durante los dos últimos años la empresa ha estado realizando una adaptación total del casco desde cero, incluido un sistema de propulsión completamente nuevo con dos motores diésel Caterpillar C7.1 de seis cilindros, 7 litros de cubicaje y 500 cv de potencia, que llegan a unas hélices de France Helices a través de unas cajas de cambios ZF. Los propulsores de proa y popa mejorarán en gran manera la maniobrabilidad en puerto.

 

El VSV de Ambex es, bajo todas las premisas, una nueva construcción sobre un casco existente, y cuenta con un interior práctico con comodidades añadidas, como una ducha y mejoras en la habitabilidad, como en la altura disponible o los espacios para alojamiento. La seguridad de la tripulación se ve mejorada mediante el uso de la última tecnología de Allsalt Maritime en materia de asientos con absorción de impactos. Las zonas de instalación de la electrónica náutica permiten quitar y poner el kit de prueba con toda facilidad.

Sistemas Simrad como base

 

Ambex tiene una sólida relación con Simrad y recurrió a la empresa para la instalación de los sistemas primarios del VSV, tal y como explica Will: "La zona del timón se parecía a la de una antigua aeronave Dakota con un montón de relojes analógicos. Todos esos relojes se reemplazaron con una única pantalla multifunción Simrad NSO evo3 de 24 pulgadas. La zona del navegador tiene su propia NSO evo3 de 16 pulgadas. También hemos incorporado un puesto de conducción exterior para facilitar las maniobras en el puerto, con una NSS evo3 de 9 pulgadas. Estas pantallas nos permitirán supervisar y controlar las principales funciones del VSV, desde cualquier posición.

 

"Simrad siempre ha hecho los mejores pilotos automáticos del mundo, por lo que tiene sentido montar un piloto automático AP2004 y también hemos integrado un sensor de brújula de GPS electrónica HS60 para obtener una información precisa de rumbo. También usamos un medidor digital Simrad IS42J para que actúe como interfaz entre los motores y nuestra red NMEA2000. 

 

Nuestra elección de radar difiere de lo habitual en embarcaciones de perforación de olas, que por lo general recurren a un tipo de radomo cerrado para proteger el equipo de los impactos del agua en cubierta. El diseño del VSV hace que tenga una visibilidad limitada desde la posición del timón principal y, a máxima velocidad, puede recorrer casi una milla en solo un minuto. Es importante disponer de la mejor imagen de radar de alto y bajo rango. 

 

Ya tenemos mucha experiencia con el excelente rendimiento del radar de compresión de pulso Simrad HALO-3 de nuestro otro barco de prueba. Para ayudar a proteger su equipo abierto, hemos creado un soporte de fibra de carbono con un difusor de olas que distribuye el agua en cubierta. En lo que hacemos para nuestros clientes es habitual diseñar una solución de ingeniería que solucione un problema específico".

Nuestra elección de radar difiere de lo habitual en embarcaciones de perforación de olas, que por lo general recurren a un tipo de radomo cerrado para proteger el equipo de los impactos del agua en cubierta. El diseño del VSV hace que tenga una visibilidad limitada desde la posición del timón principal y, a máxima velocidad, puede recorrer casi una milla en solo un minuto. Es importante disponer de la mejor imagen de radar de alto y bajo rango.

 

Ya tenemos mucha experiencia con el excelente rendimiento del radar de compresión de pulso Simrad HALO-3 de nuestro otro barco de prueba. Para ayudar a proteger su equipo abierto, hemos creado un soporte de fibra de carbono con un difusor de olas que distribuye el agua en cubierta. En lo que hacemos para nuestros clientes es habitual diseñar una solución de ingeniería que solucione un problema específico".

Misiones de prueba

 

Una vez que esté puesta en servicio completamente, la VSV realizará diferentes tareas, entre las que se incluyen actuar como una plataforma de prueba de equipos Simrad a alta velocidad. Ambex colabora estrechamente con Simrad en un contrato actual del Ministerio de Defensa que abarca nuevas iniciativas de formación y la fabricación de nuevos modelos de inmersión y transporte de pasajeros; la VSV ampliará en gran medida la capacidad de realizar nuevas integraciones de electrónica náutica para embarcaciones que realicen una serie de tareas.

 

El diseño conectado de la instalación de Simrad también hace que sea una plataforma de pruebas perfecta para trabajar en el campo de la investigación de sistemas autónomos. "El SDK (kit de desarrollo) de Simrad, completamente integrado, junto con el radar y los motores con gestión electrónica permiten interactuar con soluciones de terceros para controlar embarcaciones no tripuladas muy rápidamente. Una VSV es, además, el tipo de embarcación que podrías enviar hasta el horizonte sin preocuparte de que acabe volcando, a diferencia de una embarcación planeadora convencional".

 

Ambex también vaticina que la VSV pueda ser una lancha de búsqueda autónoma a alta velocidad o incluso una opción a la última generación de los llamados yates foilers. Debido a que los foilers de la Copa América ya llegan a los 50 nudos, las últimas generaciones de este tipo de embarcación están eclipsando a multitud de embarcaciones a motor.

Sin embargo, y ante todo, la razón de ser de la VSV de Ambex sigue estando en probar. Aunque la carga g será menor que una embarcación de más manga a la misma velocidad, la dinámica en marcha supondrá una prueba exigente de los materiales, la integración y la ergonomía. 

 

"Ahora que el barco es nuestro, podemos hacer lo que queramos con él", comenta. "Somos una pequeña empresa y podemos tomar decisiones sobre la marcha para cambiar la configuración a lo que resulte necesario para lograr una especificación determinada". 

 

La VSV operará en el Reino Unido desde las instalaciones de Royal Clarence, al servicio de la Marina real británica, que ahora es una marina de Portsmouth, a pocos minutos del mar abierto. Si navegas en el área de Solent o planeas una visita este verano, no dudes en buscar la silueta de cresta de gallo que deja la VSV a su paso. Puede que Ambex esté probando futuras configuraciones de electrónica náutica.

Cesta 0 elementos