Omitir e ir al contenido
final-simrad-tradition-header.png

Tradición, pedigrí  e innovación

Ed Gorman

Tradición,  pedigrí e  innovación

Ed Gorman

Simrad, el fabricante de electrónica náutica más potente de Europa, con una reputación a nivel mundial por su excelencia e innovación en los mercados de recreo y profesional altamente competitivos, tiene una historia notable pero poco conocida.

Historia

 

La empresa, que ahora forma parte del grupo Navico, comenzó su andadura de la mano de Willy Simonsen, un brillante científico noruego, poco después de que terminara la Segunda Guerra Mundial. Simonsen había colaborado con el movimiento de resistencia noruego durante la ocupación de su país y, durante ese tiempo, desarrolló equipos para espiar el tráfico de telecomunicaciones alemán.

 

En 1941, Simonsen consiguió huir a Inglaterra, donde trabajó en la Unidad de Producción de Radio de la Oficina de Guerra Británica. Mientras desempeñaba esa función, desarrolló un pequeño receptor de radio de onda corta, que recibió el nombre de «Sweetheart» (en inglés, «cariño») y se distribuyó a las fuerzas de la resistencia en todo el mundo. Se considera que este receptor desempeñó un papel importante en la victoria aliada de 1945.

 

Al terminar la guerra, Simonsen puso su ingenio pionero a trabajar, combinado con la capacidad para producir equipos que resistieran los rigores del entorno al aire libre, para diseñar y fabricar teléfonos de radio de alta calidad para la flota pesquera de Noruega.

Junto con su socio comercial, John Mustad, y al amparo del Establecimiento de Investigación de Defensa de Noruega, Simonsen diversificó su actividad a finales de la década de 1940 para diseñar y producir ecosondas. En 1950, Simrad vendió su primera ecosonda para flotas pesqueras. A la ecosonda le siguieron las sondas de pesca, el sonar, los radares y los equipos de navegación. De esta forma, Simrad se construyó una reputación a nivel mundial basada en la calidad de una amplia gama de aplicaciones electrónicas marinas.

 

A día de hoy, los ejecutivos de Simrad siguen teniendo muy presente no solo al condecorado Simonsen, que falleció en 2003 a los 90 años de edad, sino también los valores de calidad, durabilidad e innovación que el fundador de la empresa forjó en sus comienzos en Oslo, allá por las décadas de 1950 y 1960. 

«Creo que estaría muy orgulloso de la forma en que nos hemos mantenido fieles a nuestras raíces noruegas y a nuestra reputación de calidad sin dejar de mirar hacia el futuro para que la marca siga siendo pionera en todos los aspectos»,

 

Comenta Mike Fargo, vicepresidente ejecutivo de Navico y responsable de los negocios recreativos y comerciales de Simrad.

 

 

Actualidad

 

Fargo considera valiosa, a la par que notable, la historia y el legado de la marca Simrad, que siguen siendo la base de su actividad hasta el día de hoy. «No hay muchas marcas de electrónica de consumo en el negocio marino con 70 años de historia, y es un gran honor representarla en la actualidad», dijo. «Pensar en las personas que confían en ella —ya sea para proteger a su familia o para ganarse la vida— es una gran motivación para nosotros».

 

Fargo, un estadounidense con una licenciatura en ingeniería y un Máster en Administración de Empresas y Operaciones por la Universidad Northeastern, lleva en Simrad desde 2003 y cree que la marca tiene el sello de calidad en su ADN, que se remonta a sus raíces noruegas cuando se probaron sus primeros productos en algunas de las condiciones marinas más hostiles del planeta.

 

«Sabemos que trabajamos para los usuarios más exigentes, ya sea alguien que puede costearse todo tipo de lujos para su superyate o el usuario comercial que utiliza nuestros productos para trabajar, gracias a los cuales puede ganarse la vida en el agua», afirmó. «Satisfacer sus necesidades presentes y futuras es lo que me motiva cada día, y diría que también es lo que anima al equipo a seguir adelante. En definitiva, somos una empresa innovadora, pero nos basamos en el hecho de que nuestros clientes utilizan nuestros equipos en entornos realmente difíciles y confían en ellos».

 

Desde sus inicios en Noruega, Simrad se ha convertido en la marca preferida para una amplia gama de clientes exigentes, desde exploradores y aventureros hasta fabricantes de yates premium, dueños de superyates, capitanes de barco, etc. Al mismo tiempo, da servicio a los aficionados de embarcaciones a motor y pesca deportiva con su profundo conocimiento de los equipos de navegación y tecnología de sondas de pesca. 

Productos / Usuarios

 

Comprender qué tipo de productos necesita el usuario es un valor fundamental de la empresa. No se proporciona una solución «igual» para todos: los productos están personalizados para ofrecer diferentes experiencias de usuario. Desde el sistema de navegación con pantalla multifunción premium NSO Evo3S, lanzado en 2019, hasta la serie GO para barcos deportivos y veleros más pequeños, consolas centrales, o Simrad Cruise para la navegación GPS más sencilla y directa. La tecnología más reciente proporciona un rendimiento superior y más rápido, además de una experiencia intuitiva con pantalla táctil e iconos.

 

La inversión en mentes privilegiadas —especialistas en electrónica que trabajan con sondas o radares, por ejemplo— es un sello distintivo clave de la marca Simrad, que ha evolucionado a través de la adquisición y la expansión, pero también a través de la innovación y la introducción de nuevos productos en el mercado que han liderado su campo. En este aspecto, Simrad puede remontarse a la primera tecnología de radio, los primeros pilotos automáticos, como el famoso modelo Simrad Robertson y, más recientemente, la revolucionaria tecnología de radar.

Radar

 

La empresa lanzó la exitosa gama de estado sólido Radar Broadband en 2009. Este avance fue el más importante en la tecnología de radar desde 1940, ya que este nuevo radar utilizaba una onda de transmisión continua con una frecuencia de aumento lineal (de ahí viene el término «Broadband», banda ancha en inglés), lo que hizo que la capacidad de navegar con seguridad fuera diez veces mayor. En 2011, se introdujo Radar Broadband 3G, seguido rápidamente por el 4G, que aumentó de forma significativa la escala y que agregó una capacidad de visualización de doble escala y una mejor definición de los objetivos. La introducción de la gama de compresión de pulsos Halo en 2015 fue otro punto de inflexión para el usuario recreativo. Este fue el primer sistema de radar de matriz abierta, de estado sólido y de alto rendimiento del mundo, disponible y asequible para el mercado recreativo. Anteriormente, solo los usuarios militares y comerciales se lo podían permitir. «Para mí, Halo supuso una auténtica revolución en el sector», comenta Fargo, «en la manera en que comenzó a combinar tecnologías que no se aprovechaban del todo en la navegación recreativa. Halo permite que el radar sea muy preciso y fácil de entender y utilizar para el navegante».

Integración/Futuro

 

El desafío que nos aguarda, afirma Fargo, es permanecer a la cabeza de un mundo marino y de navegación en constante cambio, donde la tecnología incorpora nuevas capacidades que alguien como Simonsen tan solo podría haber soñado. Entre las principales tendencias se encuentran las soluciones de control integradas que sean fáciles de usar, atractivas y optimizadas para un sistema de uso sencillo. El sector de la automoción va muy por delante en este aspecto, pero el mundo de los sistemas electrónicos marinos se está poniendo al día.

 

«La electrónica de navegación en las embarcaciones ha pasado por una lenta fase de integración: lo normal era tener por separado un trazador de cartas, una ecosonda y un velocímetro, entre otros», comenta. «Ahora se está fusionando todo en una sola pantalla. Pero esa pantalla controla hoy mucho más que el registro de datos, los radares o la tecnología de sondas de pesca: regula la mayoría de los sistemas de nuestras embarcaciones. Esa evolución está en marcha y Simrad la está liderando».

 

Fargo también reconoce que hay funciones mucho más amplias en la electrónica en el entorno marítimo de un mundo digitalizado. «Llevar un control del mantenimiento de tu embarcación y el modo en que piensas en ella y planificas cuando no la estás usando son conceptos que están cambiando, y que seguirán haciéndolo en el futuro, y ahí es donde estamos situando a Simrad ahora mismo», dijo.

 

Las asociaciones y adquisiciones siempre han sido una parte importante de la evolución de Simrad, ya que la empresa busca mantenerse a la vanguardia de sus competidores en un sector que cambia rápidamente. Hasta ahora, la empresa siempre ha expandido y desarrollado competencias básicas en ingeniería electrónica a través de su asociación con algunos de los mejores ingenieros en todo el mundo, y sigue siendo así a día de hoy.

En 2016 adquirió Naviop, líder italiano en soluciones de control y monitorización para el mercado de los superyates. Esta adquisición ha abierto nuevos horizontes en la cima de la principal industria naviera, como explica Fargo. «La adquisición de Naviop fue otro avance más hacia nuestra integración de los sistemas de control y de las soluciones de monitorización de navíos. Introdujimos el Simrad Command a comienzos de 2020 utilizando la tecnología de Naviop, que nos permite disponer de información fácilmente al alcance de la mano y con un diseño muy atractivo», comenta, «y justo eso estamos haciendo ahora, proporcionando soluciones personalizadas a algunos fabricantes líderes».

Rememorando los particulares orígenes de Simrad en Noruega y pensando en el mañana, en un futuro emocionante para la empresa espoleado por el espíritu pionero y la innovación grabada en su ADN, Fargo concluye: «Creo que nuestros clientes reconocen la fortaleza que tenemos por ser una empresa de electrónica que tiene más de 70 años de historia en el espacio marítimo. Simrad tiene la capacidad de permanecer, que la ha convertido en una marca emblemática y que nos ha permitido escribir una historia muy interesante que compartir con nuestros clientes».

Cesta 0 elementos