Omitir e ir al contenido

Kaasbøll y LoVeMar

 

La colaboración entre Simrad Yachting, la empresa noruega líder en tecnológica LoVeMar AS y el astillero de embarcaciones de aluminio Kaasbøll Boats AS ha dado lugar a un importante proyecto que aúna avances técnicos y sostenibilidad. El equipo ha trabajado codo con codo para fabricar un barco técnicamente avanzado que tiene la impresionante capacidad de limpiar desechos marinos de forma continua y en todas las condiciones meteorológicas posibles en las aguas costeras del Mar del Norte.

 

 

 

Apoyamos a Clean-Up Norway

 

El desencadenante que dio lugar a esta excepcional embarcación fue el programa noruego Clean-Up Norway, respaldado por Handelens Miljofond, el fondo privado para el medio ambiente más importante de Noruega. Su especialización es financiar y apoyar proyectos que reduzcan considerablemente los residuos plásticos y que aumenten su reciclaje.

 

Sveinung Rotevatn, ministro de Clima y Medio Ambiente, puso en marcha el proyecto en Lofoten el 22 de septiembre de 2020. Su objetivo es limpiar al menos el 40 % del litoral de Noruega y Svalbard, así como los canales fluviales de alta prioridad para finales de 2023. El trabajo abarcará 12 proyectos regionales y contará con un presupuesto total de 300 millones de coronas noruegas.

 

Una cosa es contar con la financiación, pero otra diferente es desarrollar las herramientas para su puesta en marcha, que es donde entran en juego los conocimientos especializados del socio del proyecto.

Una resistente embarcación con un objetivo específico

 

Kaasbøll Boats se fundó en 1991 y ha ido creciendo hasta convertirse en uno de los fabricantes de Noruega con mayor experiencia en embarcaciones pequeñas de aluminio. Hoy en día, produce embarcaciones de recreo rápidas y resistentes con motores fueraborda y una eslora de 5,9 a 13,5 m, con servicio en toda Europa desde Svalbard, en el Norte, hasta España, en el Sur.

 

Para cumplir los exigentes requisitos del proyecto Clean-Up Norway, la empresa diseñó y construyó una embarcación de trabajo de 11,8 m con una gran rampa levadiza en la proa, una gran cubierta delantera abierta y la caseta del timón en la popa. El casco es lo suficientemente resistente para soportar su uso a lo largo de la costa, mientras que un par de fuerabordas Mercury de gasolina de cuatro tiempos y 300 CV generan la potencia necesaria para operar de forma segura en una amplia variedad de condiciones.

Recogida de desechos marinos

 

El fundador de LoVeMar, Torstein Hansen, cuenta con una amplia experiencia en la resolución de problemas medioambientales, tras la invención y el desarrollo de un dispositivo de recolección de vertidos de crudo llamado "Ringnotlensa", en la década de los 70. Terje Olav y Michal, hijo y nieto de Torstein, han dado continuidad a la pasión de su padre por el mar mediante el desarrollo de equipos para limpiar los residuos plásticos marinos de océanos, ríos y playas.

 

La solución de LoVeMar para la embarcación del proyecto incluye un sistema de pluma con barredora en forma de U que atrapa los diferentes desechos marinos y una cinta transportadora flotante que lleva desechos desde tierra a la embarcación en lugares sin carreteras. El transportador también puede trasladar equipos o servir como pasarela para los operarios de limpieza de playas que recogen residuos plásticos en tierra.

Seguridad y eficiencia

 

La electrónica marina de Simrad® se usó en este proyecto por su reputación en lo que respecta a su resistencia, fiabilidad y precisión, y a su capacidad de satisfacer las exigencias de un uso profesional y soportar las condiciones meteorológicas más duras. Las operaciones de Clean-Up Norway también muestran la convicción de la empresa de utilizar tecnología electrónica de última generación para marcar una diferencia tangible en la salud de los océanos.

 

Los equipos del barco del proyecto tenían que satisfacer la necesidad de operar con seguridad en el a menudo peligroso y cambiante medio costero de Noruega las 24 horas del día, en condiciones adversas de niebla y durante las largas noches de invierno. Por estas razones, el equipo del proyecto se decantó por el radar de compresión de pulsos Simrad HALO20+ de 36 Nm para obtener imágenes muy precisas y fiables tanto del mar como de la costa.

 

En el timón, una Simrad® NSSevo3S™pantalla multifunción proporciona a la tripulación toda la información esencial de la misión, desde el radar y la sonda hasta las cartas de navegación. Un piloto automático totalmente integrado ofrece la capacidad de trazar áreas específicas de recogida de residuos con una eficiencia óptima.

Puesta en marcha del proyecto

 

Esta colaboración única entregó la primera de tres embarcaciones a principios de este año. La llamada Bømyrværing llegó a finales de julio a Bømyra desde el astillero de Hitra, después de un largo viaje por la costa noruega con unas condiciones meteorológicas muy complicadas. A modo de prueba, recogió residuos marinos en el muelle y en la zona de la playa, y luego pasó a su primera misión en Rekvika, en la región noruega de Andøy, donde recuperó más de 30 m3 de residuos marinos. En la actualidad, la Bømyrværing continúa su recogida de basura y plásticos en la isla de Andøya.

 

LoVeMar ya emplea a cinco personas en la limpieza, y los municipios locales incorporarán a alrededor de 10 personas para realizar tareas de limpieza en las playas. Además de los beneficios específicos que supone la reducción de la basura y los plásticos, la presencia de estos barcos de alta eficiencia generará una mayor concienciación entre la población general sobre la fragilidad de nuestros océanos. Puedes seguir los progresos en la página de Facebook de LoVeMar.

LoVeMar is now employing five people on the clean-up, and the local municipalities will be engaging around 10 people for beach clean-up duties. In addition to the targeted benefits of litter and plastics reduction, the presence of these very efficient boats will create enhanced awareness among the broader population regarding the fragility of our oceans.

Cesta 0 elementos